fotoc

17 de mayo: Día mundial de la Hipertensión

En nuestro país, según reveló la última Encuesta Nacional de Salud (ENS 2016-2017), el 27,6% de la población chilena presenta índices de presión alta, lo que en cifras alcanza a 3.5 millones de personas. El exceso de sodio en la dieta, los bajos niveles de ejercicio físico y el estrés, son algunas de las causas que pueden generar esta patología.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la Hipertensión significa tensión excesivamente alta de la sangre y, por tanto, deriva en un mayor riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular. Además, la califica como uno de los principales factores que contribuyen a padecer cardiopatías y accidentes cerebrovasculares, que en conjunto representan la causa más importante de muerte prematura y discapacidad en Chile y el mundo, provocando cada año casi 9,4 millones de fallecidos por enfermedades del corazón. También contribuye a aumentar el riesgo de insuficiencia renal y de ceguera.

La herencia (padres o hermanos hipertensos), el sexo masculino, la edad, la obesidad, la ingesta de sal, el consumo excesivo de alcohol, el uso de algunos fármacos (incluso los de venta libre) y la poca actividad física o sedentarismo son las causas más habituales que originan esta enfermedad.

Por otra parte, el grave problema a la hora de atender las necesidades de esta patología, también conocida como “la asesina silenciosa”, se origina por su carácter asintomático. Así, el paciente no consulta a tiempo, ni se chequea en forma preventiva, lo que retrasa su diagnóstico y agrava su estado de salud sin saberlo.

Prevenir

Cómo comentábamos, debido a que la hipertensión no muestra síntomas específicos, la prevención es fundamental, ya sea para quienes la sufren, cómo para quienes pueden sufrirla.

-Mantenga una alimentación saludable, especialmente limitando la cantidad de sodio y de alcohol que se consume. Un ejercicio útil podría ser eliminar el salero en las comidas y consumir solo la de la preparación

-Realizar actividad física, al menos media hora tres veces a la semana. Con esto se puede fortalecer el corazón, bajar de peso y controlar la tensión arterial. Si eres adicto al automóvil y dices no tener “tiempo” para realizar actividad física, una buena idea puede ser estacionar el auto al menos a dos cuadras de tu lugar de trabajo, bajarse antes del colectivo cuando vayas a tu destino y evitar el uso del ascensor.

-Mantener un peso saludable, lo que contribuye a controlar la presión arterial y disminuir el riesgo de presentar otros problemas de salud. Por lo mismo, es recomendable

-No fumar, ya que este hábito puede causar daño en los vasos sanguíneos lo que aumenta el riesgo de tener presión arterial alta.

-Controlar el estrés, dado que aprender a lidiar con los problemas y la presión mejora la salud emocional y física.