fotoc

Tips para evitar el resfrío

Lavarse frecuentemente las manos, evitar aglomeraciones y vacunarse contra la influenza son algunas de las formas más claras para mantenerse sano durante esta época y prepararse para la llegada del invierno. 

Con el arribo del otoño empiezan a bajar las temperaturas, las mañanas y las noches se tornan más heladas y empiezan los riesgos de enfermarse. A pesar de que la Provincia El Loa no se caracteriza por ser lluviosa, esto no es impedimento para que aparezcan los molestosos resfríos.

Por eso, es que en este consejo de salud te detallamos algunas simples recomendaciones.

La teoría de las tres capas

¿Cambios de temperatura constantes? Si deseas que estos cambios de temperatura no te afecten de gran manera, debes recurrir a lo que los montañistas llaman “la teoría de las tres capas”. Siempre, abrigarte por capas será más útil (y cómodo) que realizarlo con una gran chaqueta. De esta forma, cada capa debería tener su función. La primera, secar nuestro sudor; la segunda, aislarnos térmicamente y la tercera, protegernos el viento.

Alcohol Gel, el mejor aliado

¿En un día, en cuántos lugares pones la mano? Basta ponerse a pensar en toda la gente con la que estrechamos manos, el dinero que recibimos o en las barandas que nos hemos apoyado y, sin duda, nos dará un número alto. Por esto, para prevenir resfríos tu mejor aliado puede ser el alcohol gel, recuerda llevarlo siempre contigo y ocupar una pequeña dosis cuando lo desees, así estarás eliminando virus y bacterias.

Tápate bien en caso de resfrío

Muchas personas tienen la costumbre que al momento de estornudar se tapan la boca con la mano, pero ¿está correcto? No, recuerda que la forma correcta de proteger un estornudo es con el brazo; con la parte interior del codo evitarás contagiar con facilidad y así, no proliferará tu resfrío.

Así que ya sabes, si deseas mantener a tu familia alejada de los gérmenes, recuerda seguir estos simples consejos, pero no olvides la importancia de vacunarse contra la influenza, especialmente los grupos de riesgos: Embarazadas a partir de las 13 semanas de gestación, niños y niñas entre 6 meses y 5 años, adultos mayores sobre 65 años y enfermos crónicos.