Alzheimer ¿Por qué es importante la salud de los pacientes y sus cuidadores?

Publicado el martes 21 septiembre, 2021

Cada 21 de septiembre se conmemora el Día Mundial del Alzheimer, fecha destinada a la concientización y prevención de esta enfermedad neurodegenerativa que año a año afecta a una importante cantidad de adultos mayores, y que se manifiesta progresivamente conforme avanza el tiempo. Sin embargo, esta patología también tiene un alcance en personas que cuidan y/o conviven con pacientes con esta enfermedad.

El Alzheimer, entre otras patologías similares afectan actualmente a más de 30 millones de personas en todo el mundo, cifra que tiende a duplicarse cada dos décadas. Según datos recientes del Ministerio de Salud, aproximadamente un 1.06% de la población chilena padece algún tipo de demencia, siendo el Alzheimer la principal patología entre adultos mayores de 60 años.

El Dr. Raúl Urzúa Villegas, neurólogo de nuestra institución, define esta enfermedad como un tipo de demencia senil que afecta directamente a la corteza cerebral produciendo un deterioro progresivo de las funciones cognitivas, siendo la memoria el ámbito más afectado por la patología, es por esta razón que el cuidado de un paciente con Alzheimer requiere una constante demanda por parte de su cuidador.

“Se debe considerar que producto del deterioro cognitivo progresivo, el paciente ya no será capaz de desenvolverse en sus actividades de la vida cotidiana de la misma manera en que lo hacía previo a ser afectado por la enfermedad, por lo que cada vez más irá requiriendo mayor asistencia, incluso en las actividades más básicas como en su aseo personal, vestimenta, ir al baño o alimentación”, indicó nuestro especialista.

Síntomas frecuentes

  • Pérdida progresiva de la memoria a corto y largo plazo
  • Alteración en el vocabulario y razonamiento
  • Incapacidad muscular en tareas diarias
  • Cambios de humor
  • Pérdida de orientación en lugares ya conocidos

Importancia del ejercicio y la alimentación

El ejercicio constante de la memoria y una alimentación saludable pueden disminuir la intensidad de sus síntomas, siendo este último punto un aspecto clave, ya que una alimentación alta en vitaminas (E y B12), sumado a una constante actividad física pueden marcar la diferencia para hacer frente a los síntomas cognitivos y físicos que puedan aparecer.

Es importante que el paciente mantenga una actividad física y mental regular, como por ejemplo, estimularlo a que realice caminatas acompañado y a su propio ritmo y capacidad, además de recurrir a instancias comunitarias como asistencia a talleres de gimnasia del adulto mayor, Tai-Chí u otro tipo de terapias alternativas adaptadas a la edad y capacidad de cada uno de los participantes, o también rutinas de ejercicios localizados con asistencia de profesionales tales como profesores de educación física, kinesiólogos o terapeutas ocupacionales.”

“Así mismo se recomienda estimular y mantener actividades de estimulación cognitiva como por ejemplo lectura, cálculo mental o juegos de ingenio. También se puede recurrir a módulos de estimulación cognitiva que pueden ser aplicados bajo la supervisión de profesionales de psicología o neuropsicología”, señaló.

Efectos en cuidadores

Si bien el Alzheimer cambia completamente la vida del paciente que lo padece al ser una enfermedad incurable, esta enfermedad también genera un impacto importante en sus cuidadores o familiares, quienes deben reformular sus rutinas con el propósito de evitar complicaciones u accidentes en el paciente.

Esto también puede representar un desgaste físico y emocional para el mismo cuidador, lo que puede generar el denominado “síndrome del cuidador”, que puede derivar en trastornos severos de sueño, alimentación y aparición de cuadros depresivos que no le permitirán realizar los cuidados requeridos de forma efectiva. En este sentido, nuestro neurólogo señala que es importante que la responsabilidad del cuidado sea distribuida en más de una persona dentro del núcleo familiar.

“En general la tendencia es que sea un solo familiar el que asume el cuidado principal del paciente afectado con la enfermedad a pesar de lo cual todo el entorno familiar se ve afectado, ya sea que vivan o no con el paciente, puesto que requiere de una reorganización completa de la estructura familiar, social y económica en relación con el paciente”,

“Se recomienda que al cuidador principal se le pueda otorgar periodos de descanso efectivo, libre del cuidado del paciente, tanto dentro de la semana hábil como en los fines de semana, turnándose con otro familiar o cuidador externo y así prevenir el desarrollo del llamado “síndrome del cuidador”, agregó nuestro especialista.

Recomendaciones al cuidador

  • Informarse y documentarse sobre la enfermedad y sus características.
  • Priorizar y fortalecer la comunicación constante entre paciente y cuidador(a).
  • Considerar periodos de descanso efectivo y/o vacaciones en caso de contar con alguien que pueda colaborar en el cuidado del paciente.
  • Si el cuidador se encuentra de mal humor, evitar interactuar con el paciente.
  • Establecer turnos de cuidado con otros miembros de la familia.
  • Mantener actividades lúdicas y de distracción en tiempos libres.

Si conoces a alguien con síntomas atribuíbles a Alzheimer, no esperes. Te invitamos a consultar con nuestro equipo de neurólogos a través de nuestro Contact Center, 600 401 2400, al mail reservas.elloa@andessalud.cl, o en nuestras principales redes sociales.