¿Cómo identificar y prevenir un accidente cerebrovascular?

Publicado el jueves 28 octubre, 2021

El accidente cerebrovascular, más conocido como ACV, se caracteriza por la aparición de un déficit neurológico focal provocado por una alteración del flujo sanguíneo en el cerebro. Anualmente alrededor de 15 millones de personas en el mundo sufren o han sufrido algún tipo de accidente cerebrovascular.

De acuerdo con datos del Ministerio de Salud, en Chile cada hora muere una persona debido a un accidente cerebrovascular, por lo que el ACV cuenta con categorización crítica en diversos servicios de urgencia en nuestro país.

Es por este motivo que cada 29 de octubre se conmemora a nivel mundial el Día de la prevención del Accidente Cerebrovascular, fecha en que se destaca la importancia de reconocer los factores de riesgo y síntomas asociados a esta enfermedad, para poder recibir un tratamiento oportuno.

Tipos de ACV

Según el Dr. Raúl Urzúa Villegas, neurólogo de Clínica Andes Salud El Loa, existen dos tipos de ataques cerebrovasculares, los cuales son el ACV Isquémico, que ocasiona la obstrucción del vaso sanguíneo en el cerebro, más conocido como “infarto cerebral” y el ACV Hemorrágico, que causa la ruptura de este, provocando lo que se conoce como “derrame cerebral”. En este sentido nos indica que una baja prevención, sumado a la falta de tratamiento puede ocasionar consecuencias crónicas en el paciente al momento de sufrir un ACV.

Un ACV, ya sea isquémico o hemorrágico, si no se trata a tiempo, puede producir secuelas neurológicas de diversa cuantía, desde pacientes que evolucionan sin o con mínimas secuelas, hasta consecuencias graves en movilidad, sensibilidad, control de esfínteres o lenguaje, lo cual limitará significativamente el desarrollo futuro de su vida en forma independiente”, indicó.

Factores de riesgo y síntomas

Entre los diversos factores de riesgo existentes en esta patología, las enfermedades cardiovasculares son el primer factor a considerar, seguido de otras patologías que pueden alterar los vasos sanguíneos como:

  • Hipertensión arterial crónica
  • Diabetes mellitus
  • Dislipidemia (colesterol alto)
  • Tabaquismo crónico
  • Apnea obstructiva del sueño
  • Insuficiencia cardiaca
  • Arritmia tipo fibrilación auricular
  • Trastornos congénitos de la coagulación

Al ser una patología de comienzo brusco, los síntomas más frecuentes de un ACV, ya sea hemorrágico o isquémico, se pueden manifestar a través de forma repentina mediante distintas afecciones:

  • Incapacidad de elevar los brazos y mantenerlos en el aire
  • Asimetría facial
  • Falta de comprensión de lenguaje y expresión oral
  • Confusión
  • Problemas en la visión
  • Perdida del equilibrio
  • Mareos repentinos
  • Cefalea intensa (muy frecuente en ACV Hemorrágico y poco frecuente en ACV Isquémico)

Según nuestro especialista, si un paciente presenta 1 de las 3 principales alteraciones frecuentes (asimetría facial, incapacidad de sostener brazos en el aire y falta de compresión de lenguaje y expresión oral), existe un 72% de probabilidades de que se trate de un paciente con ACV, mientras que si presenta 2 de 3 esta probabilidad sube a un 85%.

Prevención

Al ser consultado sobre la forma más efectiva de prevenir la aparición de un ACV, nuestro especialista señaló que diagnóstico temprano a través de controles regulares es la principal forma de prevención, así como también, el evitar hábitos de salud nocivos que puedan incrementar los factores de riesgo previamente mencionados.

“Diagnosticando y tratando a tiempo las condiciones de salud mencionadas son importantes para prevenir un ACV, por ejemplo, realizando periódicamente controles de salud preventivos y procurar llevar una vida sana para minimizar el riesgo de aparición de alguna de estas enfermedades crónicas, la alimentación saludable, el ejercicio físico regular, mantener un peso corporal adecuado, dormir lo suficiente y no fumar”, agregó el Dr. Urzúa.

Si necesitas una consulta con nuestro neurólogo, Dr. Raúl Urzúa Villegas, puedes comunicarte a través del Contact Center de Clínica Andes Salud El Loa: 600 401 2400.