fotoc

Asma infantil: Conceptos básicos

¿Cuánto sabemos del asma infantil? En este consejo del Doctor, te explicaremos los síntomas, diagnóstico, tratamiento y cómo definimos un plan de acción para que sepas todo acerca de esta patología.

¿Qué es el asma?
El asma es una enfermedad que puede causar dificultades para respirar. No siempre tiene síntomas, pero cuando una persona que sufre asma tiene un “ataque” o una agudización puede asustarse mucho. Los ataques de asma ocurren cuando las vías respiratorias en los pulmones se estrechan e inflaman. Vale destacar que el asma puede ser hereditario.

¿Cuáles son sus síntomas?
Los síntomas del asma pueden incluir:

  • Sibilancia, o ruido al respirar
  • Tos, a menudo de noche o por la mañana temprano, o cuando hace ejercicio
  • Sensación de opresión en el pecho
  • Dificultad para respirar

Los síntomas pueden aparecer todos los días, semanalmente o con menos frecuencia, y pueden ser de leves a graves. Aunque es bastante poco frecuente, un episodio de asma podría causar incluso la muerte.

¿Existe alguna prueba para detectar el asma?
Sí. El médico puede hacerle a su hijo una prueba de respiración para ver cómo funcionan sus pulmones. La mayoría de los niños mayores de 6 años puede someterse a esta prueba. Esta evaluación es útil, sin embargo puede entregar resultados normales en niños con asma si éstos no tienen síntomas al momento de la prueba.

Su médico también le hará un examen y preguntas como las siguientes:

  • ¿Qué síntomas tiene su hijo?
  • ¿Con qué frecuencia tiene dichos síntomas?
  • ¿Los síntomas lo despiertan por la noche?
  • ¿Los síntomas impiden que su hijo juegue o vaya a la escuela?
  • ¿Hay algo que empeore los síntomas, como tener un resfriado o hacer ejercicio?
  • ¿Hay algo que mejore los síntomas, como tomar medicinas o descansar?

¿Cómo se trata el asma?
El asma se trata con distintos tipos de medicinas. Las medicinas pueden ser inhaladores, líquidos o píldoras. Su médico le recetará una medicina de acuerdo a la edad y los síntomas de su hijo. Las medicinas para el asma actúan de una de estas dos formas:

  • Las medicinas de acción rápida detienen los síntomas rápidamente. Estas medicinas solo se deben usar de vez en cuando. Si su hijo las necesita periódicamente (más de dos veces por semana), dígaselo al médico. También debe llamar al médico de su hijo si esa medicina se usa para un ataque de asma y los síntomas vuelven a aparecer rápidamente o no mejoran. Además, algunos niños se vuelven muy activos después de tomar estas medicinas.
  • Las medicinas de control a largo plazo controlan el asma y previenen futuros síntomas. Si su hijo tiene síntomas frecuentes o varios episodios graves en un año, es posible que deba tomarlas todos los días.

Casi todos los niños con asma usan un inhalador con un dispositivo llamado “espaciador”. Algunos niños también necesitan una máquina llamada “nebulizador” para inhalar la medicina y será responsabilidad del médico tratante o del enfermero que le enseñe a usarlos correctamente.

Es muy importante que le dé a su hijo todas las medicinas que le recete el médico. Quizás le preocupe el hecho de tener que darle muchas medicinas a un niño, pero dejar el asma de su hijo sin tratar implica riesgos mucho mayores que los riesgos que puedan tener las medicinas. El asma que no se trata con las medicinas correctas puede:

  • Impedirles a los niños hacer actividades normales, como practicar deporte
  • Hacer que los niños falten a la escuela
  • Dañar los pulmones

¿Qué es un plan de acción para el asma?
Un plan de acción para el asma es una lista de instrucciones que indica:

  • Qué medicinas debe tomar su hijo en casa todos los días
  • Ante qué signos de alerta hay que estar atentos (los cuales sugieren que el asma está empeorando)
  • Qué otras medicinas usar si los síntomas de su hijo empeoran
  • Cuándo pedir ayuda o una ambulancia

Usted, su hijo y el médico trabajarán juntos para crear un plan de acción para el asma de su hijo. Como parte del plan de acción, es posible que su hijo necesite usar un dispositivo llamado “medidor de flujo máximo”. Este dispositivo se usa en el hogar para ver cómo están funcionando los pulmones de su hijo. Su médico les mostrará a usted y su hijo la forma correcta de usar un medidor de flujo máximo.

¿Debo consultar a un médico o enfermero?
Consulte a un médico o enfermero si su hijo tiene un ataque de asma y los síntomas no mejoran o si empeoran después de usar una medicina de acción rápida. Si los síntomas son graves, recuerde siempre pedir ayuda y una ambulancia.

¿Se pueden prevenir los síntomas del asma?
Sí. Puede ayudar a prevenir los síntomas de asma de su hijo dándole las medicinas diarias que le recete el médico. También puede alejarlo de las cosas que le causan síntomas o los empeoran. Los médicos los llaman “desencadenantes”. Si sabe cuáles son los desencadenantes de su hijo, puede tratar de evitarlos. Si no sabe cuáles son, el médico puede ayudarlo a descubrirlos.

Algunos desencadenantes comunes son:

  • El resfriado o la gripe (por eso es importante vacunarse contra la gripe todos los años)
  • Los alergenos (entre ellos, los ácaros, el moho, los animales con pelaje como los gatos y perros, y el polen de los árboles, los pastos y las hierbas)
  • El humo de cigarrillo
  • El ejercicio
  • Los cambios climáticos, el aire frío, caliente y húmedo.

Si no puede evitar ciertos desencadenantes, hable con su médico sobre lo que puede hacer. Por ejemplo, el ejercicio físico puede ser bueno para los niños con asma, pero es posible que su hijo deba recibir una dosis extra del inhalador de acción rápida antes de hacer ejercicio.

¿Cómo será la vida de mi hijo?
La mayoría de los niños con asma pueden llevar una vida normal. Usted puede ayudar a controlar el asma de su hijo si:

  • Hace cambios en su vida para evitar los desencadenantes
  • Sigue con atención el asma de su hijo
  • Sigue el plan de acción
  • Le informa al médico sobre los cambios en los síntomas de su hijo.

A veces, el asma mejora cuando los niños crecen. Es posible que ya no tengan síntomas cuando sean adultos, pero también es posible que otros niños sigan teniendo asma al crecer.


Fuente: https://www.uptodate.com/es/