fotoc

31/05 Día Mundial Sin Tabaco, ¿Cómo lo dejo?

El tabaco está considerado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una de las principales amenazas para la salud pública; actualmente, en Chile cobra la vida de cerca de 11 mil personas al año.

El tabaco está considerado por la Organización Mundial de la Salud (OMS)como una de las principales amenazas para la salud pública. Según sus datos, este producto mata hasta a la mitad de sus consumidores, o lo que es lo mismo, a más de 7 millones de personas al año.

El humo del tabaco altamente nocivo. De hecho, el producto de la quema de cigarrilos, bidis o pipas de agua contiene más de 4.000 productos químicos, de los cuales hasta el momento se ha probado que 250 son nocivos y que 50 pueden provocar cáncer.

¿Cómo dejo este perjudicial vicio?

¡Cambia la rutina! Para todo fumador habitual, superar un primer día sin tabaco es, sin duda, un reto difícil. S eres de quienes fuman desde la mañana, te recomendamos levantarte 15 minutos antes de lo habitual y realizar algo de ejercicio para romper con la famosa rutina, también puedes beber grandes cantidades de agua o zumo de frutas y comer alimentos ricos en vitamina B como pan o arroz integral. 

¡Resiste la tentación! La sensación de necesitar un cigarrillo no dura eternamente, solo unos instantes, y no se acumula a lo largo del día. Por esto, si es capaz de resistir los instantes iniciales cada vez que se presentan las ansias imperiosas de fumar, al final del día verá con satisfacción que ha podido usted más que el tabaco.

¡Beneficios inmediatos! Bastan un par de días sin fumar para que la nicotina se vaya eliminando del organismo. Así, quién deja de fumar recupera algunas de sus capacidades atrofiadas como el gusto y el olfato. Eso sí, la abstinencia del tabaco puede ser distinta en cada persona, pero en muchas de ellas pueden aparecer síntomas de irritabilidad, ansiedad, cansancio, aumento del apetito o síntomas depresivos.

Si posees alguno de estos síntomas, ¡no te desanimes!, significa que lo vas logrando. Tu corazón y tus pulmones se están tomando un respiro, durante estos días, el cuerpo comenzará a liberarse del monóxido de carbono y de las más de cincuenta sustancias carcinógenas que contiene el tabaco.

¡El relajo es fundamental! Si dejas de fumar por algunas semanas, habrás recuperado tu energía y agilidad, puede que aún sigas irritable pero la mejor forma de combatirlo es con el relajo. Siéntete cómodo con la espalda recta y relajada, inspira profunda y lentamente, siente el aire en tus pulmones y mantenlo lo más que puedas, repite el ejercicio y relaja cuellos y hombros.

¡Consolida el cambio! Si dejaste de fumar por algunos meses, los pulmones habrán recuperado su capacidad casi por completo, pero el esfuerzo no ha acabado. Para consolidar el cambio, es importante no confiarse y aprender a relajarse sin cigarrillos. El deseo de fumar se concentrará cada vez más en momentos esporádicos, por lo que puede servir de ayuda tener a mano algo para picar como frutas, chicles o caramelos sin azúcar.

Recuerda que cuando fumas, también lo hacen quienes te rodean. De hecho, la OMS cifró en 890 mil los fumadores pasivos que mueren al año por exposición al cigarro.

sin tabaco