La importancia de la medicina interna en la prevención de patologías no tradicionales

Publicado el viernes 24 septiembre, 2021

Recientemente reincorporado a nuestra institución tras su especialización en medicina interna (patrocinada por Clínica Andes Salud El Loa), el Dr. Jhon Arenas Delgado, llegó para asumir importantes liderazgos como médico encargado de los servicios de Hospitalización Indiferenciada y la Unidad de Tratamientos Intermedios (UTI).

En 2016, El Dr. Arenas llegó a Clínica Andes Salud El Loa para desempeñarse profesionalmente en nuestro servicio de urgencias, en la actualidad, reflexiona sobre el actual contexto sanitario, la importancia del rol de los médicos internistas y la serie de desafíos que asume en ambos servicios hospitalarios de nuestro centro de salud.

¿Qué es la medicina interna?

Según las definiciones entregadas por el Dr. Arenas, “si bien la medicina interna es una especialidad básica, todavía existe cierto desconocimiento por parte de la comunidad sobre su verdadera función e importancia en la detección de patologías no tradicionales”, función que según sus palabras se puede desglosar en tres ejes fundamentales:

1.- Proceso de diagnóstico

Realización del diagnóstico de patologías que escapan de los conocimientos de un médico general, mediante el uso de herramientas diagnósticas clínicas (interrogatorio, examen físico al paciente, exámenes de laboratorio e imágenes diagnósticas) que permiten orientar sobre la verdadera enfermedad de una persona que regularmente ha pasado por varios médicos sin un diagnóstico certero. Una vez listo el diagnóstico, los internistas definen cuál es el manejo o tratamiento indicado.

2.- Enfoque terapéutico

Consiste en las terapias de algunas enfermedades que escapan del diagnóstico de la medicina general y que requieren el uso de medicamentos más especializados con características especiales, y que necesitan un poco más de conocimiento para su uso. El uso de ciertas terapias en diabetes, hipertensiones complejas, manejo crónico de insuficiencia cardiaca, enfermedades pulmonares obstructivas, hipotiroidismo en cuanto a ajustes y estudios, entre muchas otras patologías que la medicina interna da continuidad mediante el manejo especializado.

“El rol del internista consiste en estabilizar a esos pacientes que vienen descompensados por ese tipo de patologías y los dejamos listos para que el médico general continue su manejo, o en algunos casos nosotros continuamos el manejo de esos pacientes más complejos”, explicó el Dr. Arenas.

3.- Derivación a subespecialidad

Existen pacientes que incluso escapan del manejo del médico internista, por diversos motivos como la necesidad de intervenciones específicas sobre subespecialidades, entre las que se encuentran la cardiología, la endocrinología, reumatología y otras.

“Algunos pacientes requieren una intervención mucho más especifica, por ejemplo, en endocrinología, si el paciente tiene una enfermedad de Addison que es una enfermedad rara, difícil de tratar y que en algunos casos requiere el apoyo de endocrinólogo, nosotros hacemos el diagnóstico de la enfermedad y derivamos al especialista (endocrinólogo) para que realice las observaciones pertinentes al paciente para su retorno a nosotros donde lo controlamos como internistas”, señaló.

Importancia en el diagnóstico oportuno

Según nuestro médico, la importancia de la medicina interna se concentra en el “filtro” que realizan los médicos internistas para derivar a pacientes con patologías difíciles de diagnosticar a las especialidades que corresponden.

“He visto que varios pacientes consultan por enfermedades a otro tipo de especialistas, entonces esa consulta para efectos prácticos implicará un atraso de tiempo en la atención de su enfermedad específica, la presencia del internista contribuirá a diagnosticarlo e iniciar su terapia de forma adecuada, esto reducirá su tiempo entre diagnóstico y terapia, y disminuirá la probabilidad de presentar complicaciones”, agregó.

El impacto del Covid-19 en los tratamientos

Indiscutiblemente la pandemia ha influido negativamente en los tratamientos de otras enfermedades, en este sentido, nuestro especialista expresa su preocupación sobre esta tendencia, ya que, si bien los índices han bajado en los últimos meses, los tratamientos y consultas todavía no recobran la normalidad y frecuencia de antes.

“Es muy habitual, sobre todo en esta época, que la gente se enferme y empiece a tratarse en su casa por el contexto de la pandemia, por miedo a salir a la calle y contagiarse de Covid-19. En este momento nosotros tenemos una segunda pandemia de la que no se habla que son las enfermedades crónicas que quedaron sin tratamiento, y que están generando complicaciones en quienes las padecen” expresó.

“Hoy todos estamos centrados en atender el Covid y evitar la infección de este virus, pero hay que considerar también que otros tratamientos como la diabetes, hipotiroidismo, enfermedades cardiacas quedaron ‘’eclipsados” por la contingencia, y eso provocó que existiera un abandono en los seguimientos y tratamientos. Las enfermedades no son piadosas, siguen avanzando y si no se tratan de forma adecuada estas van a seguir generando daño hasta un punto irreversible en la calidad de vida del paciente”, indicó.

Expectativas y liderazgo

Junto con su regreso, el Dr. Jhon Arenas asumió la jefatura del Servicio de Hospitalización Indiferenciada y la Unidad de Tratamientos Intermedios, cargos que él ve como un honor y como un desafío, entre sus principales metas está la optimización del proceso de hospitalización en Clínica Andes Salud El Loa.

“Asumir la coordinación y liderar ambos servicios es demandante y un honor, entre mis metas destaco la optimización de la hospitalización, para que el paciente esté en la clínica el tiempo que deba estar con los estudios y diagnósticos necesarios que necesita para su recuperación.”

“En cuanto a nuestra Unidad de Tratamientos Intermedios, estamos estandarizando protocolos y unificando criterios en todo el equipo médico para garantizar que todo lo que se haga vaya dentro de un plan de recuperación de los pacientes. La proyección a futuro es que muy pronto contemos con una Unidad de Terapia Intensiva con procesos más sofisticados para el paciente crítico”, concluyó.